Origenes y desarrollo

El supermercadismo es uno de los fenómenos que mejor reflejan los cambios en la comercialización en las sociedades postindustriales.

Su origen y desarrollo se sitúan en los Estados Unidos durante la crisis de los años 20. Dos eventos relevantes que dieron lugar al supermercadismo fueron: la apertura de un comercio de autoservicio en Memphis en 1916, que tuvo que cerrar en 1923 debido a la especulación en la bolsa de valores, y el primer sistema de ventas con autoservicio en una gran superficie implementado por Michael Kullen en Nueva York en agosto de 1930.

El éxito inicial de este sistema se debió al bajo margen de ganancias en las ventas y al menor costo en la contratación de mano de obra. Inicialmente, el sistema se implementó en pequeños talleres, pero luego se extendió a fábricas abandonadas, para que los clientes tuvieran más espacio para elegir sus productos. El éxito fue tan grande que la cantidad de supermercados se quintuplicó entre 1936 y 1940.

El éxito del supermercadismo se debió a varios recursos tecnológicos que surgieron en paralelo, como las cajas registradoras, el uso masivo del automóvil y la aparición de refrigeradores en los hogares. Estos cambios modificaron la rutina de compras de las familias y permitieron el surgimiento de grandes superficies comerciales.

El estacionamiento es un elemento clave para el éxito de los supermercados, ya que les permite atraer a la clientela de zonas alejadas. La transición de la sociedad industrial a la postindustrial, que se basa en el sector servicios, fue más rápida en los Estados Unidos que en Europa, y lo mismo ocurrió con el surgimiento del supermercadismo.

Los países nórdicos fueron los más propensos a adoptar este sistema después de la Segunda Guerra Mundial, mientras que Gran Bretaña estuvo obstaculizada por el racionamiento de productos durante varios años después de la guerra.

En Francia se encuentran las dos multinacionales más poderosas del rubro en Europa: Casino y Carrefour. En América Latina, Chile lideró el camino con la fundación del primer supermercado con capitales nacionales en 1957, y algunas cadenas chilenas se expandieron a otros países en la década del noventa.

En Argentina, el surgimiento del supermercadismo comenzó con la aparición de "La Estrella Argentina", "Casa Tía" y "El Hogar Obrero". Durante la década de 1960, la cadena Disco abrió sus puertas con inversiones nacionales, mientras que la cadena Minimax lo hizo con inversiones extranjeras.

En Uruguay, el primer supermercado fue inaugurado en los años sesenta con el nombre de Disco No.1, fundado por Jaime Zudañez y Luis de la Torre, aunque aparentemente no tenía vínculo con la cadena argentina. El éxito del supermercadismo en el cambio de los hábitos de consumo de los uruguayos fue tal que para 1975 solo en Montevideo existían 23 supermercados.

En nuestro continente, las principales cadenas mundiales de supermercadismo están presentes, como Wal-Mart, que genera una facturación anual de 137.000 millones de dólares, así como Carrefour, Ahold, Auchan y Casino, entre otras.

La crisis económica de los últimos años ha impedido que algunas de estas cadenas ingresen en nuestro país, como se había previsto en un informe publicado en el año 2000 por la Asociación de Supermercados del Uruguay.

Te puede interesar:

Go up

Utilizamos cookies Más información